Carta de Iván Alocco, preso anarquista en Francia

Me llamo Iván, soy anarquista.

He sido arrestado por la Sous-diréction anti-terrorisme [SDAT] de la policía francesa, el sábado 11 de junio, alrededor de las 3:30, cerca de mi casa (a las afueras de París), mientras volvía a casa.

Se me acusa de seis incendios de vehículos, en París y Montreuil, entre enero y junio, a menudo en solidaridad con los prisionerxs anarquistas (el último, un coche de una embajada, fue incendiado en el distrito 17 de París la noche de mi arresto).

Los esbirros me han seguido durante meses, escuchado mis llamadas telefónicas, han instalado una cámara en la entrada del edificio donde vivo, interceptado mi correo (sobre todo las cartas de anarquistas en prisión) y revisado mi cuenta bancaria.

A otra persona (nos conocemos sólo de vista, pero para él toda mi estima) ha sido seguida, escuchada, etc., pero no ha sido metida en causa. ¡Coraje amigo!

La investigación de la SDAT ha comenzado a finales de febrero de 2022 por orden de la procuradora Louise-Anne Belanger, de la procura de Bobigny. También han sacado fuera de sus cajones otra investigación archivada, que había sido hecha por otros esbirros, sobre unas cincuentenas de ataques incendiarios contra vehículos, todos en París y sus alrededores, entre 2017 y 2021. La SDAT ha «reunido» las dos investigaciones, pero la jueza (Stéphanie Labarge [?], del tribunal de Bobigny) ha mantenido sólo los últimos seis ataques. Para los otros, soy «testigo asistido» [ el equivalente a «persona informada de los hechos»].

Además de la «destrucción con medios peligrosos», también está la acusación de haber puesto en peligro la vida de otros, la negativa a dar mi ADN, de ser fotografiado, de dar las huellas dactilares, la negativa a dar las contraseñas de ordenadores y teléfonos.

En estos momentos, estoy en prisión preventiva en la prisión de Villepinte. Estoy en forma, estoy bien, aunque si extraño mucho a mis seres queridos.

Normal, es la prisión, y hay que tenerlo en cuenta cuando se es enemigos de esta sociedad.

Aquí, el momento más duro es cuando volvemos del paseo. La puerta se cierra y nos quedamos aquí hasta la mañana siguiente. Pero me vuelvo hacia la ventana y miro hacia afuera. Sé que ahí, en alguna parte, otrxs compañerxs continúan la lucha.

Tan pronto como tenga más informaciones sobre esta historia, escribiré más (¡no tengo mucho más que hacer!).

¡Mis pensamientos van a lxs anarquistas encarceladxs en todo el mundo: a Damien (en prisión en Draguignan), a Alfredo, a Anna, a Juan, a Toby, a Giannis Michailidis en huelga de hambre… a todxs vosotrxs, allá afuera!

¡La solidaridad es el ataque!

¡Viva la anarquía!

Iván

Para escribirle:

Iván Alocco

n. d’écrou 46355

M. A. de villepinte

93420 Sena-Saint-Denis

Francia

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.