“Nos tratan como animales”: Protestas y levantamientos se extienden por las cárceles de Saskatchewan

El lunes, los prisioneros del Centro Correccional de Saskatoon (SCC) y el Centro Correccional de Pine Grove (PGCC) en Saskatchewan, Canadá, se declararon en huelga de hambre, participando en una autodenominada “protesta pacífica” contra las condiciones deplorables y la inacción del gobierno que han alimentado brotes de COVID en cárceles de toda la provincia.

El mismo día, los prisioneros de Prince Albert Correctional, también en Saskatchewan, encendieron incendios y destruyeron la infraestructura de la prisión en un levantamiento de una hora.

En una carta abierta dirigida a la Ministra de Correcciones, Seguridad Pública y Vigilancia de Saskatchewan, Christine Tell, el organizador principal Cory Charles Cardinal, un prisionero en el Correccional de Saskatoon, explicó las demandas de los huelguistas, pidiendo al Ministro Tell que dimita y emita una disculpa pública. por no prevenir los brotes y por poner en riesgo la vida de los presos y del personal.

En la mañana del 4 de enero, Cardinal fue sacado de su unidad y puesto en segregación, donde continuó su huelga de hambre durante cinco días. En una entrevista con Perilous, Cardinal explicó que su huelga fue un “acto de amor” en “defensa” de las personas encarceladas.

Mientras continuaba la huelga de hambre en SCC y PGCC, el 5 de enero familiares y amigos de los presos del Regina Correctional Center (RCC), otra cárcel de la provincia de Saskatchewan, se reunieron para protestar contra las condiciones en esa institución, donde 62 presos y 12 personal dieron positivo a COVID-19 el 4 de enero.

Julie Paul, cuyo hijo está preso en la cárcel de Regina y recientemente dio positivo por el virus, ayudó a organizar el evento.  En la página del evento de Facebook “¡Justicia para los reclusos correccionales de Regina!”, Julie llamó la atención sobre la atención médica, la medicación, la comida y el apoyo insuficientes que se brindaba a su hijo y a otras personas. “Cuando le dije (a mi hijo) que estaremos protestando el martes, se animó y dijo que se lo diría a todos los demás hombres allí. Le dije que les dijera a todos que NO han sido olvidados y que haremos TODO lo posible para aclarar la situación actual”, publicó. Paul está planeando una reunión de seguimiento para el 9 de enero, donde ella y otras mujeres indígenas bailarán con sus atuendos en apoyo de los hombres dentro de RCC.

También el 5 de enero, los presos del Centro Correccional Prince Albert (PACC) encabezaron un levantamiento, que incluyó iniciar un incendio y romper ventanas, y que duró varias horas. Los prisioneros en las instalaciones colgaron una gran pancarta improvisada que decía “Nos tratan como animales” en una de las ventanas de la cárcel en medio del levantamiento. Se llamó a la policía de Prince Albert y a un equipo de respuesta de emergencia de Saskatoon, y dos miembros del personal de la cárcel sufrieron heridas leves.

Encarcelada en el Pine Grove Correctional Center (PGCC), la cárcel de mujeres de Saskatchewan, Carmen Napope Cardinal escribió al ministro Tell sobre las condiciones peligrosas y el trato igualmente degradante en su unidad, donde el equipo de protección personal escaseaba y el personal desestimó las solicitudes de limpieza de las mujeres. suministros y productos de higiene.

También informó que los guardias se refieren a su unidad como “la unidad olvidada del orfanato” porque “simplemente nos dejan aquí. Vienen a ver cómo estamos de vez en cuando y eso es todo”. Se puede ver que el preocupante apodo de “El orfanato” resuena con el argumento de que las prisiones son las “nuevas escuelas residenciales” para los pueblos indígenas (es decir, internados, para usar la terminología estadounidense), como informó Nancy Macdonald en la revista Maclean en 2016.

Publicada en la revista Briarpatch a principios de esta semana, la carta del organizador de la huelga Cory Cardinal a los defensores avanzó un análisis similar del encarcelamiento de los pueblos indígenas, particularmente en Saskatchewan, donde los pueblos indígenas constituyen aproximadamente el 75% de la población carcelaria provincial.

Los hombres indígenas, argumenta Cardinal, han sido “atacados por un sistema racista” y están “etiquetados injustamente como ‘criminales’ y ‘ladrones’ como parte de una campaña de 154 años para disminuir nuestra identidad como protectores de nuestro pueblo. ” Situando el fracaso del gobierno para prevenir el COVID-19 en las cárceles de Saskatchewan en el contexto del colonialismo de colonos, Cardinal deja en claro que “este ciclo de opresión sistémica debe romperse y debe ser reconocido por lo que es: un acto de genocidio moderno destinado a erradicar a un pueblo vulnerable “.

Karrie Auger, defensora de los presos nehiyaw (Cree), ayudó a organizar el evento y participó en la huelga de hambre desde fuera de los muros de la prisión. Auger le explicó a Perilous que, para ella, el Día de Acción era importante porque animaba a la gente a construir solidaridad a través de los muros de la prisión. Hacerles saber a las personas de adentro que las personas de afuera los cuidan y los apoyan, explicó, es “realmente importante porque puede ayudarlos a sentir esa comunidad de resistencia que está sucediendo, aunque sea en pequeñas formas, para que puedan sentirse nutridos por ello”.

Auger también destacó la importancia de las nociones indígenas de relacionalidad e interconexión para la organización y el trabajo anticolonial de abolición de las prisiones de manera más general, y señaló que “cuando podemos participar de esta manera, recordar a nuestros familiares y continuar uniendo estas conexiones a través de un llamado a Canadá, a América del Norte y, con suerte, a todo el mundo”, entonces podremos mantener el movimiento en marcha.

Alicia Clifford, quien también participó en el Día de Acción de Calgary, Alberta, señaló que siente un sentido de “responsabilidad para crear o habilitar un espacio donde se puedan escuchar las voces de los presos”.

“Es fundamental solidarizarse con la gente”, dijo Clifford. “Realmente demuestra una voz colectiva. Si podemos crear espacios donde haya más voces que puedan unirse y levantarse entonces también podremos escuchar a los presos ”.

En una entrevista con Perilous, el organizador de la prisión, Cory Cardinal, respondió al gran apoyo de la comunidad: “No hay palabras en este momento que pueda reunir para expresar mi gratitud por las personas que me apoyan a mí y a todos los reclusos aquí. La segregación es un lugar al que vas para quedarte apagado, pero leer todo lo que han hecho me da fuerza, me mantiene en marcha, sabiendo que todos están unidos en un propósito común”.

Traducido por Hexentanzplatz

Original en https://perilouschronicle.com/2021/01/10/were-getting-treated-like-animals-protests-and-uprisings-spread-through-saskatchewan-jails/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.